parlamentroll2

¿Hay democracia en España? ¿Qué entendemos por democracia?

Esta no va a ser la típica pataleta sobre la memocracia española. En este artículo explicaré por qué considero que nuestro sistema apenas cumple los principios más básicos de democracia, de tal forma que para algunos, incluso, nuestro sistema no podría llamarse así. El preámbulo lo conocemos todos: votar cada cuatro años no es democracia, debe haber algo más. 

votar cada cuatro años no es democracia, debe haber algo más

Para no hacerlo innecesariamente extenso pasaré por alto el análisis de nuestra democracia actual, supongo que todos conocéis cómo funciona España en este aspecto. Funciona mal, en efecto. Pasaré directamente a dar cuenta de lo que yo entiendo por democracia y qué sistema, bajo mi punto de vista, deberíamos adoptar, en su totalidad o en parte.

Democracia significa, literalmente, el poder -o gobierno- del pueblo. Y es así de simple, son los propios ciudadanos quienes se gobiernan. Por volumen y prolongación en el tiempo, se considera como la primera democracia la que hubo en la Atenas clásica, la capital de Grecia. Nos situamos en el final del siglo VI antes de Cristo, el gobierno ateniense estaba formado directamente por sus ciudadanos, aquel que quisiese podía participar activamente en las tareas legislativas así como en el ejecutivo. Evidentemente había una serie de restricciones, podían votar y participar los hombres adultos ciudadanos de Atenas , esto excluía a mujeres, niños, esclavos y extranjeros, en líneas generales.

¿qué sistema asegura una mejor representación del pueblo?

La democracia ateniense, sin entrar en valoración alguna, es impensable en la sociedad moderna, masificada y globalizada. Quizás Suiza sea el lugar donde existe una democracia más parecida a la ateniense, pero en cualquier caso sólo ocurre a nivel de cantones, no estatal. Surge, pues, la necesidad de elegir unos cuantos ciudadanos que tomarán las decisiones en nombre del pueblo: los políticos. Es aquí cuando uno debe preguntarse, ¿qué sistema asegura una mejor representación del pueblo? ¿Qué mecanismos tenemos, o necesitamos, para poder exigir que los políticos velen por los intereses de sus electores? Estamos hablando del sistema electoral, del cómo elegimos a nuestros políticos.

Existen numerosos tipos de democracia y a día de hoy yo no puedo decir que las conozca todas al dedillo, por tanto hablaré de lo que sé, sea poco o mucho. El sistema que considero mejor, de cuantos conozco, es el estadounidense, al que por comodidad me referiré como el americano, del cual destacaré los aspectos más importantes a mi juicio. Antes de entrar en materia permitidme otro inciso, una máxima en la que todos hemos de convenir: no existe el sistema perfecto. De un ser imperfecto no puede derivar nada perfecto. Dicho de otra forma, no nos cerremos nunca al estudio de nuevas posibilidades. Fin de la cita.

Del sistema electoral americano me da a mí que se conoce más bien poco, quizás nada. Cada cuatro años nos enteramos del nuevo -o no- Presidente de los Estados Unidos y a todos nos suena que por allí las votaciones son diferentes, que el candidato con más votos en un estado se lleva todos los “escaños”, ¿pero what the hell es eso, amigou? Es lo que se conoce como el sistema mayoritario, y en efecto el candidato ganador en una circunscripción se lo lleva todo. En España tenemos el sistema proporcional, de esta manera la representación de una circunscripción se divide, como su nombre indica, de forma proporcional. Por ejemplo en las Elecciones Generales de 2011 en la provincia de Madrid, que otorga un total de 36 escaños, el PP obtuvo 19 escaños, el PSOE 10, UPyD 4 e IU 3. Con el sistema mayoritario el PP, el partido más votado, se hubiera hecho con los 36 escaños, ¿es eso justo? ¿Es democrático? ¿Es representativo? Más simple que eso: es falso. Esta comparación, la que se suele emplear para comparar ambos sistemas -mayoritario y proporcional- no tiene sentido alguno porque el sistema mayoritario implica otras diferencias muy sustanciales.

Aunque en general el sistema electoral en Estados Unidos es el mismo -casi el mismo- para todo tipo de comicios (estatal, federal, local, etc), explicaré el análogo a nuestras Generales, es decir, las elecciones para el Presidente del Gobierno … y los diputados y los senadores, ¡tres elecciones! Sí, en EEUU  cuando se elige presidente también se elige -si el ciudadano quiere- a los diputados y senadores, y son tres votos diferentes.

La elección del Presidente

Es una elección muy importante, qué duda cabe, pero para mí es la menos interesante en cuanto al poder del pueblo (democracia, ¿recordáis?). En resumidas cuentas, cada estado otorga unos determinados “votos electorales”, el candidato más votado se lleva todos los votos electorales de cada estado y finalmente el Presidente de EEUU será, por tanto, quien más votos electorales haya obtenido. ¿Se puede dar el caso de que alguien con un menor voto popular acabe siendo el presidente? Sí, ha ocurrido en cuatro ocasiones, la última fue en el año 2000 cuando Bush, con 50.456.002 votos populares y 271 votos electorales, ganó a Al Gore, 50.999.897 votos y 266 votos electorales.

La elección de los Senadores

Esta empieza a ser algo más interesante, el Senado tiene algunas competencias exclusivas que ni el mismísmo presidente puede eludir. Los electores eligen a dos senadores por cada estado, y teniendo en cuenta que en EEUU hay 50 estados hacen un total de 100 senadores. Habéis leído bien, el Senado de los EEUU está formado por 100 senadores, ¿que cuántos hay en España? 266. Parece que uno de los dos se queda muy corto o se pasa demasiado, sin embargo lo realmente importante, por encima del gasto que supone, debería ser si hacen bien su trabajo, si es una cámara útil. Mejor lo discutimos en otro artículo.

La elección de los Representantes

Es lo que nosotros conocemos como diputados, el parlamento, la cámara baja, los políticos que se encargarán de legislar. Aquí es donde el sistema electoral español hace aguas, no tiene sentido, es una farsa, una tomadura de pelo, y donde -creo- deberíamos copiar íntegramente el sistema americano. El parlamento americano está compuesto por 435 representantes, o diputados para no confundir al personal. Los diputados son elegidos uno a uno de forma directa, EEUU se divide en 435 distritos y el ganador de cada uno de ellos irá al parlamento como representante del mismo.

Datos y situaciones curiosas

  • Barack Obama (Partido Demócrata) ganó las elecciones de 2012, sin embargo el Partido Republicano fue mayoría en el parlamento (234 a 201), ¿cómo puede ser Presidente alguien que no tiene mayoría en el parlamento? Recordatorio: en EEUU cada votación es independiente.
  • Los diputados se eligen cada dos años, esto significa que durante el mandato de un presidente concurren las “elecciones de mitad de periodo”. ¿Dije que los republicanos eran mayoría por 234 a 201? Tras las elecciones de 2014 la diferencia aumentó, 247 a 188.
  • Los congresistas -representantes o senadores- tienen total libertad de voto, varias leyes propuestas por Obama han sido tumbadas por congresistas de su propio partido.

¿Qué ventajas aportaría el sistema mayoritario en España respecto al proporcional?

en el sistema proporcional se vota un partido/ideología, en el sistema mayoritario se vota a una persona

La fundamental es que en el sistema proporcional se vota un partido/ideología, en el sistema mayoritario se vota a una persona. Para ello deberíamos cambiar la circunscripción electoral, nuestro sistema electoral divide España en 50 provincias más Ceuta y Melilla, cada circunscripción otorga un número determinado de escaños -según su población- que sumados hacen un total de 350 escaños. Por tanto, para implementar el sistema mayoritario España se debería dividir en 350 distritos y de cada uno de ellos saldría un diputado, ¿se empieza a vislumbrar la tremenda diferencia? La cercanía entre el diputado -representante- de un distrito y el electorado del mismo es, quizás, insuperable, o dicho de otro modo: se gana en representatividad. Sería más que probable que los candidatos de un distrito fueran personas realmente conocidas por el votante, ¿alguien conoce a los representantes de su provincia en el parlamento? Es más, ¿representan a su provincia? No, representan a su partido, son lacayos. El sistema mayoritario, por la cercanía que existe entre elegido y elector, obliga al diputado a deberse a su distrito y no sólo a su partido, y si los eligiéramos cada dos años esa obligatoriedad sería exponencialmente mayor.

Se podría dar una situación un tanto peculiar y que para mí significaría una de las cotas más altas de democracia: el hecho de votar para la presidencia a alguien que represente tu ideología y por otro lado el votar a un congresista que puede militar en un partido diferente al de tu ideología pero que crees que representará mejor tu distrito. Pongamos un caso práctico, un ciudadano español de derechas votaría para Presidente del Gobierno a Mariano Rajoy, porque el PP representaría la derecha (que el PP sea ciertamente de derechas o no es otro debate irrelevante en este ejemplo), sin embargo cuando vote quién quiere que represente su distrito es posible que conozca los candidatos y es posible que, para este ciudadano, el candidato por el PSOE sea alguien más honrado, mejor preparado, más comprometido por su distrito, y le acabe votando.

reflexionemos acerca de cómo elegimos a nuestros representantes

Para llevar a cabo un análisis más completo y riguroso tendría que abordar otros aspectos como la financiación de los partidos, la disciplina de partido (en España los partidos pueden multar a sus diputados si votan diferente a lo que el partido dictamina), y por supuesto la división de poderes (ejecutivo, legistativo y judicial). Todo ello creo que merece un capítulo aparte, quizás exclusivo, en este artículo sólo pretendo que reflexionemos acerca de cómo elegimos a nuestros representantes, lo más básico de la democracia, los pilares que sustentarán todo el poder político. Si ahí el sistema falla, yo creo que sí, el resto prácticamente carece de importancia.

Mis conclusiones:

  • La democracia en España es pésima, muy pobre. Los políticos no representan a su pueblo, son siervos de su partido, de su líder.
  • El sistema proporcional es una estafa, prevalecen las ideologías (derecha, izquierda, centro, etc). No es posible exigir nada a nadie en particular porque votamos partidos, no personas.
  • La circunscripción electoral debe ser mucho más pequeña, debe existir una cercanía real entre los electores y los candidatos. Cambiemos las 52 provincias por 350 distritos.
  • El sistema mayoritario centra en una persona la representación de una circunscripción, lo que facilita la exigencia directa del cumplimiento de lo prometido.
  • Si hubiera elecciones al congreso cada dos años -con sistema mayoritario-, los diputados velarían por su distrito con mayor implicación. La exigencia y la posibilidad de perder el cargo serían muy altas.

Con todo esto, ¿alguien considera democrático nuestro sistema electoral? ¿Vivimos en una democracia o en una partitocracia? ¿Nos sentimos representados? ¿Tiene sentido ir a votar bajo este sistema? Yo, desde luego, tengo muy claras las respuestas.

Comparte si te ha gustado 🙂
Tweet about this on TwitterShare on Facebook17Share on Google+2
Publicado en Sin categoría y etiquetado , , , , , , , .